El acoso escolar o Bullying.

bulling

La actualidad nos trae con desgraciada frecuencia noticias que recuerdan la existencia en nuestros centros educativos del fenómeno del acoso escolar.

El acoso escolar, o “bullying”, se define como una forma de maltrato físico, verbal o psicológico que se produce entre escolares, de forma reiterada y a lo largo del tiempo.

Un deseo consciente de herir, amenazar o asustar por parte de un alumno frente a otro.

La conducta agresiva puede ser física o psicológica: una agresión emocional puede ser más dolorosa que la física.

¿En qué medida se puede exigir responsabilidad al acosador?

Los colegios no quieren reconocer que en sus aulas hay bullying

Hace unos años este problema lo sufrían padres de adolescentes y preadolescentes, en este momento acuden padres con hijos en infantil, es decir, padres de niños/as de tan solo 5 y 6 años que son acosados por alumnos mayores del mismo centro escolar. Pero no nos sorprendamos, si tenemos en cuenta que los niños cada día «consumen» más violencia –en la televisión, en los videojuegos, enPor-favor-comparte la calle, en casa, etc…– a nadie debe extrañar que los niños cada día sean más violentos.


«Mi hijo/a es víctima de acoso escolar ¿Qué puedo hacer?»

En primero sería aconsejable  que se compre un cuaderno. En ese cuaderno hay que anotar todas las «incidencias» que se vayan produciendo, usarlo como si de un diario del «acoso» se tratara.

Ante cualquier incidente, lo primero que hay que hacer es comunicarlo al tutor pero de forma que quede constancia escrita –agenda escolar, internet del centro, correo electrónico-, de palabra nada, las palabras se las lleva el viento.

Si una vez dado el primer paso no se recibe una respuesta satisfactoria hay que comunicárselo al jefe de estudios o al director del centro, en este caso mi consejo es presentar un escrito en la secretaria del centro escolar y que al entregarlo soliciten que les sellen una copia.

Por cierto, no tengan reparo en grabar las tutorías o reuniones en las que se trate este tema, los centros escolares no suelen pronunciarse por escrito en estos casos, prefieren que todo se trate de forma verbal, pero para que quede constancia de lo que en esas reuniones se trata lo mejor es grabarlas –si algún lector tiene duda sobre la legalidad de esas grabaciones le animo a leer el post publicado en este mismo espacio «Las grabaciones hechas por particulares, ¿Son legales?»-

Si el jefe de estudios o la dirección del centro no dan una respuesta adecuada, el siguiente paso es la inspección de educación y, si una vez que ha intervenido la inspección, sigue el problema ya hay que acudir a la Dirección Provincial de Educación.

Si hemos dado todos estos pasos y hemos dejado constancia escrita de todo ello, tendremos un «material probatorio» abundante, de forma que si el centro escolar no ha actuado con la diligencia debida, se le podrán exigir responsabilidades.

VÍA PENAL

Si el acosador es menor de 14 años, y llega denuncia al Ministerio Fiscal, procederá a remitir testimonio de lo actuado a la dirección del centro donde se están produciendo los abusos para que dentro de sus atribuciones adopte las medidas procedentes para poner fin a los abusos denunciados y proteger al menor que los está sufriendo.

VÍA CIVIL

Del profesor o responsables del centro docente: La reclamación en este caso se fundamenta, principalmente, en la existencia de una culpa in vigilando por parte de los responsables del centro docente, al no adoptar las medidas tendentes a evitar, paliar y erradicar esa situación de acoso escolar, todo ello al amparo de lo dispuesto en el artículo 1.903 del Código Civil que establece que: «La obligación que impone el artículo anterior es exigible no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder.

VÍA ADMINISTRATIVA

¿Por qué la vía administrativa? porque la Administración es la titular de los centros educativos públicos, en consecuencia puede ser también responsable de los daños causados como consecuencia del acoso. Dado que en este caso la Administración está prestando un servicio público, se le puede exigir responsabilidades por este resultado dañoso.

 

Facebook Comments